Consejos para fomentar la lectura en la infancia

La adquisición del hábito lector desde edades tempranas es esencial, y el núcleo familiar debe ser una pieza clave en esa conexión entre la lectura de libros y la población infantil.

En el marco del día del libro les compartimos consejos para fomentar la lectura:

1. Dedicarles tiempo 

Es verdad que siempre nos falta tiempo para hacer todo lo que tenemos que hacerpero dedicarles 30 minutos para acompañarles con la lectura e incluso 20, es fundamental para que sus peques vayan adquiriendo el hábito lector.

2. Conocer sus gustos

Al igual que no a todos los infantes les gusta jugar a los mismos juegos o ver los mismos dibujos, tampoco tienen porqué gustarles los mismos libros. La familia conocen mejor que nadie a sus peques y saben qué historias o personajes van a gustarles más.

3. Pedir consejo y conocer los libros adecuados para su edad

No obstante siempre es bueno pedir consejo a especialistas (libreros, bibliotecarios, profesores…) a la hora de adquirir o tomar en préstamo un libro. Cada libro está recomendado para una determinada edad. Elegir un libro fuera de la edad recomendada puede ser perjudicial para el niño o la niña al hacerle sentir que es demasiado difícil o fácil de entender o leer para él/ella.

4. Proponer / recomendar lecturas y dejarles elegir

Una vez que sabemos los gustos de as y los peques y que tenemos una lista de posibles libros en función de su edad, es hora de hacerles nuestra recomendación y proponerles una serie de libros para que elijan libremente qué es lo que quieren leer. Así se sentirán importantes en todo el proceso lector y se sentirán más implicados con el libro en cuestión.

5. Entender la lectura como un juego

Hay que conseguir que los y las peques vean la lectura como un juego más. Para ello se pueden programar una serie de actividades alrededor del libro, y de su historia, para que vean su parte lúdica. Como por ejemplo leer a sus peluches, disfrazarse o hacer un dibujo al finalizar la lectura. Y algo muy importante, cuando leemos  es fundamental dramatizar las lecturas.

6. Crear espacios de lectura en casa y marcarse unas rutinas diarias

Al igual que en casa l hay un espacio para comer, hay un espacio para descansar… también tienen que tener un espacio dedicado al libro y la lectura. Esto ayudará a ver la normalidad de la lectura en sus vidas y pasará a formar parte de ellas. También es importante marcarse unas rutinas diarias para crear el hábito lector. Por ejemplo, leer cuando vuelve del colegio, leer antes de cenar o leer antes de irse a dormir.

7. Estimular  y no presionarles con la lectura, no imponérsela (no volver la lectura un castigo)

La estimulación de la lectura es fundamental para vean y sientan la importancia que tiene ésta en sus vidas, pero dicha estimulación no debe llegar a ser una imposición. Nosotros (las personas adultas  adultos) no todos los días tenemos un día fenomenal, e incluso normal. A los peques de la casa les puede pasar lo mismo. Pueden estar cansados, agotados o enfadados por cualquier causa. En esos días la rutina de lectura se puede romper sin ningún problema. El objetivo es que no se sientan presionados por la lectura. Y muy importante, tened en cuenta que la lectura para ellos supone un gran esfuerzo al estar aprendiendo las letras, sílabas y palabras (y a comprender lo que están leyendo) así que fuera presiones y paciencia.

8. Hablar sobre libros y asociarlos a cada momento o situación

Hay que aprovechar (de forma natural) hablar de los libros y sus historias a los peques en cualquier momento o situación que se da a lo largo del día. Esto hará que creen asociaciones positivas entre lo que están aprendiendo con la lectura y su aplicación en su vida (aunque todavía no sean muy conscientes de ello).

9. Llevarles a la biblioteca o a librerías donde entren en contacto con los libros

Hacerles ver que el mundo está rodeado de libros es fundamental, al igual que llevarles a bibliotecas y librerías (aquí englobamos las plataformas en línea). Enseñarles a que pueden usar dichos espacios para hojear libros y llevárselos a casa (en préstamo o comprándolos) para que ocupen un hueco en su espacio de lectura.

10. Tener siempre libros a mano

Es importante tener siempre libros a mano para que cuando llegue el momento de su lectura estén disponibles y no haya que esperar. Es por eso por lo que es interesante hacerse una lista de libros a leer por los y las peques para que según se vaya acercando la fecha (estimada) de lectura ya estén en su estantería (o en la tableta) o se vaya un día antes a la biblioteca a por él.

11. Intercambiar libros 

Entrar en el juego del intercambio de libros con otros infantes puede ser beneficioso. Es otra oportunidad para acercarse a nuevas lecturas y relacionarse con otros niños y niñas a través de la lectura.

12. Dar ejemplo

Sin duda que es uno de los consejos más importantes. Los y las peques son esponjas y actúan por imitación, así que qué mejor que nos vean leyendo y nos quieran imitar.

Con información de Comunidad Baratz.

También puede consultar:

Relacionados
Claves para reducir la jornada laboral sin generar afectaciones

En las rutinas de las empresas puede haber procedimientos innecesarios que ocasionan más burocracia y dificultan la reducción del tiempo …

La capacitación debe ser prioritaria en toda organización o empresa

La capacitación es clave para cualquier organización, una práctica que debe abarcar a todos los colaboradores, sin importar su nivel …

Día internacional de la lengua materna

El Día Internacional de la lengua materna pone de manifiesto que las lenguas y el multilingüismo pueden fomentar la inclusión, …