Todas las personas tienen la capacidad de ser resilientes

La resiliencia es la capacidad  que hace que las personas puedan sobreponerse y continuar con su vida en momentos difíciles o situaciones adversas. Es una capacidad que implica mucho esfuerzo, porque a pesar del gran dolor, el hecho devastador y las dificultades procura seguir viviendo de la mejor forma, trata de “salir adelante”.

Nubia Salas.

Debido a la pandemia se ha hablado más de la resiliencia, porque ha servido a muchas personas para afrontar diversas adversidades a causa del COVID y todo lo que trajo (o se llevó) consigo: desde el cambio de hábitos, permanecer en casa, cambiar la forma de trabajar o estudiar, quedarse sin empleo o ingresos y también la pérdida de seres queridos.

Todo ello generó diversos sentimientos en toda la población, desde incertidumbre, ansiedad, enojo, depresión, tristeza,  languidez (sensación de estancamiento y vacío) y muchas más que se combinan unas con otras.

La American Psychological Association define la resiliencia como “la capacidad para adaptarse y superar adversidades o amenazas”.

La resiliencia no es una característica que la gente tiene de manera natural, surge cuando se enfrentan a un evento traumático y trata de manejar el dolor. La resiliencia ayuda a desarrollar conductas, pensamientos y acciones para mejorar, para seguir adelante y aprender a vivir con las pérdidas o los cambios.

Un factor determinante para que exista la resiliencia es contar con el apoyo y amor de tu familia y seres queridos, así como tener confianza y seguridad para afrontar la nueva realidad.

Sugerencias para desarrollar la resiliencia

Cuida de ti y tu salud, come saludablemente y a horas establecidas. En lo posible trata de dormir bien.

No te aisles, ya que siempre encontrarás un momento para estar contigo y reflexionar, pero procura mantener las relaciones con familiares y amistades, porque ahí podrás encontrar apoyo.

Trata de saber quién eres y qué deseas para tu vida, encontrar un rumbo. Así como aprender a identificar, aceptar y gestionar tus emociones.

Intenta encontrar lo bueno, aunque en el momento no te sea suficiente, pero ten presente que hay algo positivo.

Aunque parezca que no hay motivos o que no debieras hacerlo: ríe, encuentra un chiste bobo porque la risa te hará bajar tu estrés y ansiedad.

Encuentra tiempo libre y de esparcimiento. (Intenta relajarte)

Recuerda que la vida no es blanca o negra, hay una gama amplia de grises y múltiples matices, por lo que hay que aprender a vivir con lo bueno, lo malo, lo positivo y lo negativo. No es necesario que siempre sonrías o tampoco pienses que siempre estarás con esa tristeza.

Nada borrará el dolor, pero la resiliencia ayudará a seguir adelante y aprender a vivir con todos esos cambios y ausencias. Así que por favor, no te rindas…

 

  • Autor: Guillermo Mayer  (1994) publicado en el Libro de Cristina Goytia: Fobias, ansiedad y miedos (2004). Ed. Atlántida.

Más información en:

¿Sabes cuál es la importancia de la resiliencia?

Resiliencia en tiempos de pandemia

La Resiliencia en la niñez

Luces y sombras de la resiliencia

 

Relacionados
La capacitación laboral ayuda al desarrollo profesional y mejora la productividad

Si te preguntas que tan importante es la capacitación laboral, entonces estas cifras te van a interesar, y es que …

Pepena, trabajo esencial contra el cambio climático pero sin derechos laborales

El trabajo de los recicladores es esencial, pero laboran en la precariedad absoluta y con el peso de estigmas y …

El 2 de junio, día de las elecciones, es un feriado o día de descanso obligatorio

Aunque el día de las elecciones una persona trabaje, no significa que no pueda acudir a las casillas a ejercer …