Capacitación a distancia y habilidades digitales

No cabe duda de que Internet es una herramienta que ha cambiado y evolucionado exponencialmente con el pasar de los años; se ha convertido en uno de los recursos más valiosos con los que cuenta la sociedad, especialmente en una situación como la actual pandemia.

Gaceta UNAM.
Daniela Pamatz.

La Covid-19 trajo consigo un paro en las actividades de todo el mundo, pero, a la par, permitió que las organizaciones pudieran identificar algunas de sus debilidades dentro de sus procesos, como la poca adaptación al trabajo cien por ciento en línea y la limitada habilidad en el uso de la tecnología, señaló Erika Souza Colín, docente en la Facultad de Psicología.

Ante ello, las organizaciones tuvieron que optar por capacitar a su personal, para lograr rápidamente el ajuste al cambio que ha implicado el confinamiento.

Gran parte de la población tuvo que organizarse para poder trabajar, aprender y recibir capacitaciones a la vez que se instruyó en el uso de nuevas vías o plataformas a las que no estaban acostumbrados.

La experta puntualizó que hay una gran diferencia entre la capacitación a distancia y la modalidad virtual o en línea. La primera se basa en “un conjunto de acciones cuyo fin es proporcionar conocimientos, desarrollar habilidades y modificar actitudes por medio de un diálogo entre el instructor y el participante y donde los que interactúan están en diferentes lugares”.

En la segunda, el diálogo está mediado por programas y aplicaciones que se encuentran en Internet, es decir, las plataformas educativas.

Evolución de la enseñanza a distancia

La capacitación a distancia no es algo actual o consecuente de la pandemia. Souza Colín subrayó que aquélla ha existido incluso antes del Internet, sólo que con el pasar de los años ha ido evolucionando y adaptándose a los diferentes medios.

Inició con el servicio postal, siguió con la enseñanza multimedia por radio, televisión y videos, continuó con la telemática, es decir, CD, disco duro o algún programa en la computadora sin necesidad del Internet, y finalmente llegó a la enseñanza e-learning, que ya incluye el uso del Internet y redes sociales.

Hoy en día, los centros educativos y de trabajo tuvieron que optar por las videoconferencias como una medida de emergencia ante todos los cursos o capacitaciones que se hacían de manera presencial.

En el coloquio Capacitación a Distancia: ¿Un Destino que nos Alcanzó?, la ponente mencionó que los cursos virtuales tiene ventajas en el sentido de ser un formato conocido tanto por los participantes como por el instructor, así como que permite llevar un control del progreso del grupo y que incluso la interacción entre todos favorece el aprendizaje.

Sin embargo, también se presentan algunas desventajas, como el desequilibrio en cuanto a los recursos tecnológicos de los participantes, desde una conexión a Internet deficiente o la falta de computadora personal, así como los tiempos de cada quién, o incluso las variables externas que pueden afectar la atención de alguno de los miembros.

Por otro lado, que hoy en día es más fácil hacer y diseñar cursos de capacitación a distancia pues las aplicaciones disponibles en Internet son bastantes y variadas, es decir, no se necesita ser un programador o experto en computación para poder crear el contenido.

No obstante, sí es indispensable elegir el tipo de curso que se empleará de acuerdo con lo que se enseñará, los objetivos que se tienen o incluso los participantes.

Innegablemente la pandemia ayudó a perfeccionar las técnicas para la capacitación a distancia; de acuerdo con Souza Colín, la emergencia sanitaria permitió avanzar varios años en términos de la utilización de la tecnología pues el adaptarse no fue opcional; ahora únicamente queda seguir alfabetizándonos en términos digitales.

CUATRO TIPOS DE CURSOS
De acuerdo con Erika Souza Colín, para la capacitación virtual son:

E-learning: es el más usado por la sociedad. Se puede proporcionar en dos modalidades, la sincrónica, como Zoom, que requiere un instructor en vivo, y la asincrónica como schoology, donde cada participante va a su propio ritmo, y los programas ya están precargados.
B-learning: esta enseñanza es mezclada, es decir, combina la capacitación online con la presencial.
M-learning o Mobile learning: se realiza a través del teléfono móvil o de una tableta, no se tiene que estar en un lugar fijo para tomar el curso; además se pueden hacer trabajos sincrónicos y asincrónicos. Para la ponente esta es una de las más accesibles ya que gran parte de la población posee un teléfono móvil a diferencia de una computadora.
Microlearning: se basa en un aprendizaje mediante breves lecciones digitales. Está metodología permite concentrar el conocimiento en pequeñas cápsulas de información adaptadas al usuario, utiliza conceptos muy específicos y suele realizarse en formato de videos.

Con información de Gaceta UNAM.

Relacionados
Pendientes jurídicos en el Senado sobre la Ley Federal del Trabajo

Aunque en las LXIV y LXV Legislaturas del Senado de la República se han realizado diferentes reformas en la Ley …

Lo que debes saber acerca del pago de utilidades

El límite al reparto de utilidades no es un mínimo; es decir, no hay una obligación legal de entregar un …

Derechos y obligaciones que tienen empresas y personal en la modalidad de teletrabajo

Cuáles son los derechos y obligaciones que tienen tanto las empresas como los empleados en la modalidad de home office …