Genera diabetes funcionamiento deficiente en la memoria

Ese padecimiento merma de forma significativa tanto la episódica como la de trabajo, ambas esenciales en nuestras labores cotidianas, de acuerdo con estudio del Laboratorio de Neurocognición de la Facultad de psicología.

Omar Páramo.
Gaceta UNAM.

Además de los muchos impactos en nuestro organismo, la diabetes merma de forma significativa el desempeño de la memoria, tanto de la episódica como la de trabajo, ambas esenciales para realizar nuestras labores cotidianas y para llevar una vida autónoma y autosuficiente, señala Selene Cansino, del Laboratorio de Neurocognición de la Facultad de Psicología (FP).
Los detalles de esta investigación pueden leerse en el artículo “Impact of diabetes on the accuracy and speed of accessing information from episodic and working memory”, publicado en la edición de octubre de la revista Cogent Psychology, aunque la académica aclara que este trabajo no es resultado de una indagación específica sobre la enfermedad, sino de un proyecto mucho más amplio –y de largo aliento– acerca del declive de la memoria con el correr de la vida adulta.

“En el estudio raíz participaron mil 656 personas, 148 de ellas diabéticas. Considerando que teníamos a este grupo decidimos ahondar en el impacto de dicho padecimiento en la memoria y, para no contaminar los resultados con otras patologías, descartamos a quienes registraban otras comorbilidades, como hipercolesterolemia o hipertensión, a fin de quedarnos con 100 individuos sólo con diabetes, y nada más”.

Aspecto novedoso
Los primeros estudios sobre el tema están por cumplir un siglo: fue en diciembre de 1922 cuando los médicos W.R. Miles y H.F. Root corroboraron el vínculo entre pérdida de memoria y concentración con la diabetes, pero a decir de Selene Cansino, uno de los puntos débiles de los estudios realizados hasta la fecha es que suelen emplear pruebas psicológicas poco precisas para evaluar los distintos tipos de memoria. “Ésa es la diferencia aquí, nosotros utilizamos recursos computarizados que nos permitieron valorar, de manera objetiva, la de trabajo y la episódica”.

Para entender el matiz de estas variantes, la académica explica que, mientras la memoria episódica nos permite recordar experiencias personales, la de trabajo es aquella que empleamos en la vigilia y que nos permite seguir una conversación, tomar decisiones o resolver problemas. “Estudiamos ambos tipos porque son los que más declinan con el correr del tiempo, y porque hay indicios de que la diabetes induce un envejecimiento cerebral acelerado”.

A decir de la académica, la diabetes ocasiona una disminución en el volumen cerebral debido a la pérdida de células nerviosas, fenómeno que puede observarse en el hipocampo –crucial para la memoria episódica– así como en un desempeño ineficiente de las conexiones sinápticas en dicha región, lo cual repercute negativamente en el funcionamiento memórico.

En el estudio desarrollado en el Laboratorio de Neurocognición de la FP se contrastó el desempeño de la memoria episódica y de trabajo entre diabéticos y sujetos sanos y, de acuerdo con la profesora Cansino, los resultados fueron evidentes: “Los afectados por diabetes tuvieron un desempeño inferior, lo cual demuestra que el impacto del padecimiento en las funciones de la memoria es muy amplio”.

Del olvido al no me acuerdo
Se estima que en el planeta existen 462 millones de individuos con diabetes –6.28 por ciento de la población mundial– algo que a decir de Selene Cansino nos permite intuir los alcances del problema.

Esta enfermedad metabólica genera diferentes afectaciones en el organismo, cerebro incluido, pues en éste hay receptores insulínicos que intervienen en la regulación de procesos cognitivos, además de que la insulina participa en la labor de los neurotransmisores, sustancias utilizadas por las neuronas durante la sinapsis.

Para Selene Cansino, saber esto es crucial para salvaguardar el buen funcionamiento de nuestra memoria, especialmente si somos diabéticos. “En nuestro estudio encontramos que los niveles de glucosa en los participantes enfermos eran de 150 miligramos por decilitro, en comparación con los 105 miligramos por decilitro de las personas sanas. Dichas cifras sugieren que este desempeño deficiente de la memoria bien puede achacársele a un pobre control glucémico”.

Por lo anterior, para la investigadora la clave es mantener un control estricto de los niveles de glucosa en plasma, pues aunque los sujetos de su estudio estaban bajo tratamiento farmacológico, en promedio no registraban los niveles adecuados, lo que evidencia que no basta con tomar medicinas para mantener a raya a la enfermedad, hay que ser más riguroso con el tratamiento, y observarse mucho más.

“Esto nos concierne a todos: en China es donde hay más diabéticos, le sigue India, Estados Unidos, Pakistán, Brasil y en sexto lugar está México, pero esto es en números absolutos, porque la prevalencia entre los países es igual. Como se ve, no se trata de algo que afecte a unos pocos o a un puñado de naciones, hablamos de un fenómeno mundial”.

Con información de Gaceta UNAM.

Relacionados
Pepena, trabajo esencial contra el cambio climático pero sin derechos laborales

El trabajo de los recicladores es esencial, pero laboran en la precariedad absoluta y con el peso de estigmas y …

El 2 de junio, día de las elecciones, es un feriado o día de descanso obligatorio

Aunque el día de las elecciones una persona trabaje, no significa que no pueda acudir a las casillas a ejercer …

Marcelina Bautista se dedica a defender y promover los derechos para las trabajadoras del hogar y las personas cuidadoras

En México, 2.2 millones de mujeres se dedican al trabajo doméstico remunerado. De todas ellas, solo 4% cuenta con condiciones …