Consejos para una entrevista laboral

La historia de María Manuela Fernández, una analista de Recursos Humanos originaria de Buenos Aires, Argentina, causó revuelo en redes sociales porque no se quedó en un puesto de consultora debido a que tras una entrevista de trabajo le dijeron: “sonreíste demasiado”. Si bien la pandemia del covid-19 propició que dichas entrevistas se dieran más de manera online para cuidar la salud y evitar contagios, existen reglas que no pierden vigencia y que te hacen ser el candidato perfecto.

Aquí te decimos cuáles son: Siete errores te puede costar el empleo:
1. Impuntualidad – Llegar tarde a la cita de trabajo, presencial o en línea, refleja poca consideración con el tiempo de los demás y desorganización de tu parte. Por lo que debes considerar el tiempo necesario para llegar a tiempo, una hora antes o más de ser necesario, para prevenir tráfico, accidentes o cualquier eventualidad.

Si es en línea, revisa tu conexión de internet, que el equipo de cómputo o smartphone esté cargado y funcione correctamente, así como revisar contar con la liga y claves de acceso a la mano para estar en tiempo. Toma en cuenta que presentarte con demasiado tiempo de antelación puede ser una mala señal para los reclutadores. Lo ideal es presentarse como máximo 5 minutos antes de la hora pactada.

2. Mal lenguaje corporal – Es uno de los errores más frecuentes en el desarrollo de las entrevistas de trabajo. Estar mal sentado, o moverse demasiado, reírse demasiado, aunque puede ser parte natural de los nervios, no deja una buena impresión. Las recomendaciones básicas son mantenerse en una buena postura, permanecer relativamente quieto y mantener la mayor cantidad de tiempo posible el contacto visual.

Entrenarse para evitar hábitos nerviosos como tocarse la cara, balancearse hacia adelante y hacia atrás, o asentir con la cabeza en exceso, pueden mejorar la calidad de la entrevista y la percepción del entrevistador.

3. No ser concreto en tus respuestas – De las preguntas que seguramente afrontarás es: ¿por qué quieres el puesto o pertenecer a la empresa?

La mejor forma de responder es de forma concisa y no hablar en términos generales, si no eres capaz de explicar con claridad por qué deseas el empleo desanimarás a la empresa. Muestra entusiasmo y habla específicamente sobre los aspectos que te atraigan de la compañía, como sus productos o reputación, o las principales responsabilidades del puesto.

4. Evita malos comentarios de empresas o empleos anteriores – Es normal que en las entrevistas los reclutadores quieran saber acerca de tus experiencias pasadas, y aunque hayan sido malas, debes evitar referirte a ellas como tal. No importa lo tentador que sea, no es adecuado hacer comentarios despectivos sobre tu empresa y/o jefe actual, o con los que hayas trabajado en el pasado.

Procura encontrar los aspectos positivos de tu trayectoria laboral y céntrate en ellos, y si es necesario hablar sobre malas experiencias, una recomendación es manejarlos como retos que has superado y que te dejaron algún aprendizaje.

Recuerda que acentuar lo positivo, te convierte en una persona amable y agradable con la que se hace placentero trabajar, por el contrario, si te centras en lo negativo parecerás rencoroso y vengativo, y esto puede dar una imagen de persona poco fiable e individualista.

5. Falta de preparación – Cuando uno demuestra desconocimiento de la empresa a la que está aplicando, puede ser señal de falta de profesionalismo e interés, y dar la impresión de que sólo se está buscando un trabajo por el simple hecho de estar empleado. Es muy importante que hables con confianza y de manera inteligente acerca de lo que se dedica la empresa, para ello debes contar con información específica de la compañía, como: Su historia, misión y productos y/o servicios. El mercado en el que opera. Principales competidores.

6. Hablar demasiado Hablar de más o interrumpir al entrevistador puede ser percibido como actitudes de una persona ansiosa, o incluso, irrespetuosa. No importa lo emocionado que estés, asegúrate de escuchar activamente y esperar a que termine de hablar el entrevistador antes de responder. Asimismo, es importante que realices preguntas y resuelvas las inquietudes que tengas sobre la empresa o la vacante a la que aplicas, y para ello, lo mejor es esperar al final de la entrevista para realizarlas.

7. La falta de confianza en uno mismo – Si tu perfil y experiencia empata con los requerimientos no tendrías que tener problemas en expresarte con confianza, asimismo, tu preparación también debe ayudarte a tener la seguridad de que eres el mejor aspirante. Para mostrarlo de forma efectiva, evita balbucear, mirar al suelo o la mesa, y sobre todo, no quedarse corto a la hora de hablar sobre las capacidades personales. La mayoría de personas tienen ciertos problemas o son tímidos al exponer sus logros y atributos, pero las entrevistas de trabajo es el lugar perfecto para hacerlo.

Con información de Milenio.

 

Quizá te pueda interesar ¿Cómo realizar una entrevista de trabajo en línea?

Relacionados
La capacitación laboral ayuda al desarrollo profesional y mejora la productividad

Si te preguntas que tan importante es la capacitación laboral, entonces estas cifras te van a interesar, y es que …

Pepena, trabajo esencial contra el cambio climático pero sin derechos laborales

El trabajo de los recicladores es esencial, pero laboran en la precariedad absoluta y con el peso de estigmas y …

El 2 de junio, día de las elecciones, es un feriado o día de descanso obligatorio

Aunque el día de las elecciones una persona trabaje, no significa que no pueda acudir a las casillas a ejercer …