Competencias y habilidades laborales para este 2022

Las competencias en liderazgo, ventas digitales, experiencia del consumidor, bienestar, trabajo remoto, transformación digital, data y, por supuesto, las habilidades blandas, seguirán siendo las más requeridas en el mundo laboral en 2022, de acuerdo con Crehana, una plataforma de aprendizaje y capacitación.

Al terminar, algún día, la pandemia, “se estarán reconfigurando muchas ocupaciones y se conocerán nuevos planes y estrategias para impulsar el desarrollo productivo. La demanda por nuevas habilidades crecerá y se requerirán programas para reconvertir, recalificar y reinsertar trabajadores en las nuevas actividades”, señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el reporte Formación profesional en la respuesta a la crisis y en las estrategias de recuperación y transformación productiva post covid-19.

“Las personas que pierdan su empleo y no puedan encontrar vacantes abiertas para utilizar sus habilidades deberán ingresar a programas de recalificación y actualización y, en consecuencia, quienes no encuentren acceso a dichos programas, no podrán fácilmente reincorporarse en trabajos de calidad y sus competencias podrían tornarse obsoletas en corto tiempo”, alerta el documento.

Por el contrario, según las mediciones de Crehana, luego de un periodo de 12 meses de cursos, sus aprendices han aumentado 2.5 veces su salario, asegura Diego Olcese, fundador de esa plataforma. La pandemia aumentó la necesidad de saber liderar los equipos, trabajar con la tecnología que estaba ya disponible y que fue desarrollándose y mejorar habilidades como la creatividad y capacidad de adaptación, dice. El reto fue hacerlo en un entorno digital y que ahora, probablemente, se vuelva híbrido, dice en entrevista.

Esta crisis “reforzó la manera en la que los líderes buscan conocer y entender al equipo”, sin vernos “día a día las caras, tenemos que conectar de manera diferente, para generar compromiso”. Y si casi dos años de esto no ha sido suficiente tiempo para aprenderlo, el próximo año no será el momento para dejar del lado este aprendizaje, advierte.

Muchas empresas sí apostaron por desarrollar a su talento para afrontar el avance y penetración de la tecnología, considera. Pero esta situación no se ha detenido y el siguiente año continuarán los cambios y se profundizarán otros, como la evaluación con base en resultados, no en el tiempo, y para ello la gente tendrá que seguir capacitándose, comenta.

Manejo de redes sociales, e-commerce y otros
América Latina “ha sido una de las regiones con más impacto en la transformación cultural de negocio. Al final, hemos hecho una configuración a la manera como veíamos el trabajo”. Pero ese choque ha sido principalmente porque “estábamos muy atrás en el trabajo remoto, en varios países de Europa este modelo existía desde hace muchos años”.

En México, por ejemplo, primero ocurrió el cambio a la modalidad de teletrabajo desde marzo de 2020 y luego, hasta diciembre de ese año, la aprobación de la reforma legal para regularlo y, en cierta medida, evitar abusos. Pero ese cambio a la Ley Federal del Trabajo (LFT) es precisamente otro indicador de que no se trata de tendencia pasajeras, sino de una transformación para la cual la fuerza laboral en compañías pequeñas o grandes debe estar preparada.

Hay diferencias entre las habilidades que requerirán los grandes centros laborales y los más pequeños, dice Diego Olcese, pero ambos las exigirán. Las empresas de tamaño mediano hacia arriba seguirán contratando a personal que sepa manejar sus redes sociales, pero que desarrollen y mantengan una marca presencial. “Eso es clave, también todo lo que tiene que ver con cómo digitalizar los negocios, para ello pedirán competencias de comercio electrónico”.

Y para vender por Internet se necesita toda una serie de habilidades blandas para conectar con el público, agrega. Estos son otros campos para los que hay que desarrollar habilidades si se quiere mejorar en el empleo o conseguir uno, según Crehana:

Inteligencia artificial aplicada a los negocios
Diseño
Animación
Marketing digital
Gestión de proyectos
Desarrollo de software

Los beneficios para las empresas es aumento de productividad, pero para las personas hay una mejora en el ingreso de tres maneras, explica Diego Olcese: porque consiguen proyectos adicionales, obtienen ascensos en su trabajo o consiguen un empleo formal.

Con información de Blanca Juárez, El Economista.

Relacionados
Claves para reducir la jornada laboral sin generar afectaciones

En las rutinas de las empresas puede haber procedimientos innecesarios que ocasionan más burocracia y dificultan la reducción del tiempo …

La capacitación debe ser prioritaria en toda organización o empresa

La capacitación es clave para cualquier organización, una práctica que debe abarcar a todos los colaboradores, sin importar su nivel …

Día internacional de la lengua materna

El Día Internacional de la lengua materna pone de manifiesto que las lenguas y el multilingüismo pueden fomentar la inclusión, …