Consejos para aumentar la energía para trabajar

Un manejo eficiente de la energía permite hacer más en menos tiempo y con niveles más altos de participación y sostenibilidad a largo plazo. Puede resultar imposible relajarse y descansar si están los prendientes, los plazos, reuniones y mil cosas por hacer; pero es indispensable detenerse y volver a tener ánimos y energías para poder seguir y ser eficiente. Con descanso y recarga de energía se trabaja mejor y es más saludable.

En ese sentido, a continuación están algunos puntos que se deben identificar y tomar en cuenta para hacer pequeños cambios a la rutina diaria y que ayudarán a recargarte de energía:

Conoce cómo trabajas

¿Eres una persona que deja todo para último momento? ¿Aceptas demasiadas cosas y te cuesta decir que no? ¿Trabajas en un proyecto y avanzas lentamente? Piénsalo por un momento. Conoce cómo trabajas, en términos de tu energía.

Si eres de los que tiene mucha energía, tómate descansos para evitar sentir el agotamiento y no excedas tus límites de energía. Si eres de los que tiene menos energía, establece objetivos mínimos todos los días y asegúrate de no evitarlos.

Si oscilas entre niveles altos y bajos de energía a lo largo del día, descubre cuáles son tus límites máximos y mínimos de energía a medida que van y vienen. Tómate descansos, pero completa rápido las tareas cuando te sientas motivado.

Establece límites diarios mínimos y máximos

Si abarcas demasiado y gastas demasiada energía todos los días, encuentra un máximo, establece límites y respétalos. Por ejemplo, establece como objetivo no tener más de cinco reuniones en un día específico y date permiso de tener un día completo sin reuniones por semana. Esto te ayudará a evitar el agotamiento y establecer límites para ti y los demás. También es probable que te haga sentir más feliz y estar más presente en cada reunión.

Toma descansos con base en tus ritmos ultradianos

La “hora productiva” le debe su nombre a los ritmos ultradianos. Estos son los ciclos naturales en los que nuestros cuerpos hacen la transición de estados de energía alta a baja. Estos ciclos van de 90 a 120 minutos, según la persona.

Enfócate en el intervalo con mayor energía de tu “hora productiva”.

Durante un período de energía alta, concéntrate solamente en lo que estés trabajando. Evita cambiar de tarea o revisar el teléfono o correos electrónicos mientras tanto. Esta conducta disminuye la energía, así que deberías evitarla mientras realices una tarea o estés en una reunión. Te sorprenderá descubrir cuánto trabajo de calidad puedes hacer en tan poco tiempo.

Tómate un descanso para relajarte y recuperarte

Al final del ciclo, tu cuerpo te pedirá que descanses y te recuperes. Es posible que empieces a bostezar, tengas hambre o sed, te cueste concentrarte, sientas ansiedad o necesites salir y tomar un descanso.

Muchas personas avanzan y desestiman el mensaje que les envía el cuerpo (o la mente) para poder terminar su tarea. ¡No lo hagas! Esa no es la forma eficiente de manejar tu energía. Así es como nos agotamos, nos desconectamos, nos cansamos, nos enojamos o producimos trabajo de mala calidad.

XCon información de IDC online.

Relacionados
Cuándo parar y pedir vacaciones en el trabajo para no llegar al agotamiento

El burnout, también conocido como desgaste laboral, es un problema creciente que afecta a un gran número de trabajadores en …

Planear o no el retiro desde el primer trabajo

El primer trabajo ofrece la oportunidad a las personas jóvenes de pensar en su jubilación, así como planean su carrera, …

Salarios contractuales alcanzan el crecimiento real más alto de la historia

En el cierre de la primera mitad del año, las revisiones salariales del personal sindicalizado acumularon 18 meses con saldos …