La ONU e Inmujeres se unen para transformar el trabajo de cuidados

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la ONU decidieron unir fuerzas para reconocer y transformar la distribución desigual del trabajo y del tiempo en las labores de cuidados que desempeñan las mujeres en el mundo y que obstaculizan sus oportunidades de crecimiento tanto de desarrollo profesional como de vida.

Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en México, comentó en entrevista que La Alianza hace visible que el trabajo de cuidados es profundamente inequitativo entre hombres y mujeres.

“A nivel mundial, ellas dedican casi tres veces más tiempo que los hombres. En México, las mujeres dedican casi 31 horas al trabajo no remunerado, comparado con 11 de los hombres. La Alianza busca hacer visible esta distribución desigual y de ahí hacer un llamado a la acción”, explicó.

La crisis ocasionada por la pandemia de COVID-19 agravó la situación: las horas que las mujeres dedican al trabajo del hogar aumentaron, lo que a su vez provoca que interrumpan sus estudios o su entrada al mercado laboral. Los ingresos son menores o nulos, y muchas no tienen acceso a la seguridad social.

La corresponsabilidad en el trabajo de cuidados al interior de los hogares entre hombres y mujeres, las empresas y los gobiernos —mediante la provisión de servicios de cuidado de calidad— deben estar al centro de la respuesta ante la crisis. Por tal motivo, este año, a través de la campaña ÚNETE y bajo el lema “¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!, ONU Mujeres pone énfasis en la urgencia de avanzar hacia una recuperación socioeconómica sostenible e incluyente tras la pandemia.

La Alianza impulsa la aceleración de la recuperación económica equitativa posterior a la pandemia al implementar e incrementar compromisos y acciones concretas en materia de cuidados.

Los principios de este movimiento global consisten en el reconocimiento de la responsabilidad del Estado como el principal garante de los cuidados, el cuidado como bien público, el cuidado como derecho, así como la disponibilidad, accesibilidad, asequibilidad y calidad de los servicios de cuidados, incluyendo su seguimiento y evaluación.

“Como convocantes, junto con ONU Mujeres hemos estado promoviendo esta Alianza para reconocer que los cuidados son un bien público, que deben ser un derecho, que tenemos que preocuparnos por quienes cuidan y las personas que requieren cuidados”, menciona la directora de Inmujeres, Nadine Gasman en entrevista.

Con información de Elda Tomasini, Expansión.

Relacionados
Cuándo parar y pedir vacaciones en el trabajo para no llegar al agotamiento

El burnout, también conocido como desgaste laboral, es un problema creciente que afecta a un gran número de trabajadores en …

Planear o no el retiro desde el primer trabajo

El primer trabajo ofrece la oportunidad a las personas jóvenes de pensar en su jubilación, así como planean su carrera, …

Salarios contractuales alcanzan el crecimiento real más alto de la historia

En el cierre de la primera mitad del año, las revisiones salariales del personal sindicalizado acumularon 18 meses con saldos …